Tipos de Lápices

Lapices de colores

Aunque no es la herramienta de escritura más antigua para escribir, el lápiz se ha desarrollado con el tiempo y han surgido distintos tipos de lápices para diferentes usos. Fueron tratados brevemente por encima en nuestra Historia del Lápiz de Color, pero aquí podrás conocer una mayor variedad:


Según su Composición

  • De grafito: son los lápices negros de uso cotidiano que tienen una mina de grafito y arcilla y un mango de madera. Tienen muchos niveles de oscuridad, que se logran con diferentes proporciones de grafito y arcilla. Saber más sobre la 🛈 Historia del Lápiz.
  • De carbón de leña: Se hacen a partir de leña quemada o carbón. Proporcionan negros más intensos que sus alternativas de grafito, pero por contra, suelen manchar más fácilmente y son más abrasivos con el papel que el grafito.
  • De colores: lápices con minas a base de cera que contienen pigmentos mezclados con aditivos y aglutinantes. El mango es de madera como los lápices de grafito estándar. Se utilizan en bellas artes, pero su formato más conocido es como lápices de uso escolar ya que son fáciles de usar y no dejan manchan. Saber más sobre la 🛈 Historia del Lápiz de Color.
  • De grasa: también conocidos como marcadores de China, están hechos con una mina de cera y normalmente están envueltos en papel. Los marcadores de China más raros tienen el mango de madera. Pueden escribir en casi todas las superficies y es muy difícil que la rayen.
  • De acuarela o acuareables: son lápices de uso artístico avanzado. La mina es soluble en agua por lo que tras el dibujo puede usarse un pincel húmedo para homogeneizar el color, extenderlo o crear degradados. También suelen usarse junto con acuarelas estándar para dejar trazos nítidos entre distintas áreas de color.
  • De metal: usan una punta de metal que deja un residuo metálico similar en trazo a los lápices negros de grafito pero más suaves. Al ser de metal, la punta es un poco agresiva con el papel pero a cambio promete una gran durabilidad y no se emborronan. En cualquier caso su utilidad va poco más allá de la curiosidad, ya que el grafito convencional proporciona una gama de matices y formatos mucho más amplia.
  • Lapices de metal

Según su Utilidad

  • De color borrables: como su nombre indica, estos lápices están pensados para poder ser borrados con mayor facilidad (a diferencia de los lápices de cera). Se suelen utilizan para el esbozo y la animación.
  • Indelebles: la mina que contienen posee un pigmento que puede escribir como un lápiz normal. Sin embargo, cuando se añade agua a la marca que queda en el papel, se disuelve y se puede copiar a otro papel mediante una prensa. Eran populares en la imprenta del siglo XIX.
  • No reproducibles: conocidos también como "lápices azules no fotográficos", tienen la utilidad que no pueden ser copiados por fotocopiadoras. Hoy en día se utiliza para esbozar los bocetos que más tarde serán escaneados. Al pasar el dibujo o plano a una escala de grises, su trazo azul desaparece por completo.
  • De carpintería: este tipo de lápiz posee dos características que lo hacen especial: su sección transversal es ovalada en vez de la tradicional hexagonal o circular y sirve para evitar que ruede y se pierda, el otro aspecto distintivo es la de poseer una mina con mayor resistencia para evitar que se dañe en exceso al pintar sobre la madera. El lápiz más viejo que se conoce es un lápiz de carpintería encontrado en una casa alemana y data del siglo XVII.
  • Perfilador de labios: este tipo de lápiz se usa en maquillaje para señalar la forma del labio deseada antes de usar la barra de labios tradicional. A diferencia de los lápices tradicionales, estos suelen contener colorantes no tóxicos debido a su uso en la piel y con posibilidad de ser ingeridos.
  • Perfiladores de labios
  • De ojos: se utilizan también para el maquillaje y tampoco son tóxicos. Se usan en la línea de la pestaña arriba, abajo y en la zona interior, llamada la línea de agua del ojo.
  • De estenógrafo: lápiz muy fiable con una mina a prueba de roturas.

Otros

  • Portaminas: este instrumento de escritura consta de un mecanismo empleado para empujar las minas alojadas en un depósito a través de un agujero en la punta. Se utilizan minas especiales que tienen un diámetro preciso para el lápiz que utilizan, y pueden ser de diferente oscuridad como los lápices de grafito estándar. Se utilizan para la escritura y el dibujo técnico. Saber más sobre la 🛈 Historia del Portaminas.
  • De cambio de punta: es un lápiz compuesto de varios “microlápices” que pueden ensamblarse entre sí. Cada microlápiz puede tener un color distinto o ser todos del mismo. En estos últimos, cuando se gasta la punta del que se está usando no se le vuelve a sacar. Se desconecta la pieza y se une a la parte posterior, por lo que se deja al descubierto una nueva punta lista para ser usada.
  • Flexibles: fueron inventados por Harold Grossman a finales de la década de 1960. La mina está hecha de una mezcla de polvo de grafito con un polímero suave como el PVC. Son flexibles y se pueden doblar sin romperse.
  • Cuadracrómicos o 4-en-1: son ligeramente más grandes que el lápiz tradicional. La mina contiene 4 colores que pueden ser usados simultáneamente girando el lápiz o según la dirección del trazo. Fueron inventados por la compañía taiwanesa Bensia Pioneer Industrial Corporation en la década de 1970.
  • Lápìces cuadracrómicos: 4 colores en 1