Historia del Rotulador

Rotuladores de colores

El rotulador (o marcador) es un instrumento de escritura con un depósito de tinta de color que es suministrada mediante acción capilar a una punta compuesta de fieltro. Dicho depósito suele estar hecho de un material absorbente humedecido con tinta. El tapón es una de las partes imprescindibles de un marcador ya que previene que la tinta se seque dejando inservible al rotulador.

La tinta suele contener un disolvente que evita que ésta se seque. Al principio se usaba tolueno o xileno para dicha función, pero ambas sustancias son tóxicas. En 1990 se reemplazaron esos disolventes por alcohol.


¿Estás buscando los rotuladores de colores de punta fina perfectos? Mira nuestra guía de:
los mejores estilógrafos de colores

Quien Inventó el Marcador

En 1910, Lee Newman ideó el primer rotulador de punta de fieltro. Consistía básicamente en un tubo relleno de tinta que dirigía a una punta de fieltro. Aquí puedes ver un facsímil de su patente.

Evolución del Rotulador

No fue hasta 1926 que las cosas no empezaron a evolucionar con la patente de Benjamin Paskach y su “fontain paintbrush” (“pincel de fuente”, algo así como “pincel estilográfico”). Tenía un mango con punta de esponja, lo que lo hacía más agradable de usar y estaba lleno de diferentes colores de tinta. Aunque su punto fuerte era la variedad de colores potenciales para el usuario, estos marcadores no eran comercialmente viables y no llegaron a despegar.

En marzo de 1944, Walter J. De Groft registró una patente que describía “un marcador equipado con una pieza que hacía las veces de mango y que formaba un recipiente de líquido, y una punta de un elemento permeable para la aplicación del líquido usado para marcar”. Pero no fue hasta 1953, que Sidney Rosenthal creó e inventó el primer modelo comercial llamado “Magic Marker” (marcador mágico). Este rotulador tenía un mango de vidrio con una mecha de fieltro y tenía la gran ventaja de escribir en cualquier superficie (de ahí su nombre).

Sin embargo, no fue hasta 1962 que Yukio Horie de la Tokyo Stationery Company, inventó el rotulador moderno tal y como lo conocemos hoy en día. Un digno sustituto del pincel tradicional para la caligrafía japonesa.

Puntas de rotuladores

Los primeros subrayadores y rotuladores de punta fina surgieron en la década de 1970. Los fabricantes de Crayola, Binney & Smith, se hicieron con la marca “Magic Marker” en 1989 y comenzaron a vender marcadores permanentes mejorados y subrayadores fluorescentes. En 1996 empezaron a vender el Magic Marker II y marcadores delebles (no-permanentes) para pintar en pizarras blancas y cristal.

Tipos de Rotuladores

Existe una gran variedad de marcadores que podemos intentar clasificar según su uso y en ciertos tipos por su eliminación:

Permanentes

También se les conoce como rotuladores indelebles aunque algunos son sólo resistentes al agua. Pueden escribir en gran variedad de superficies como cristal, vidrio, plástico, madera, metal y piedra. Su tinta posee una gran resistencia y es frecuente que eliminar su rastro sea imposible a base de frotar o de usar agua. Más adelante hablaremos de como intentar eliminar sus marcas.

Subrayadores

Son marcadores también permanentes de tinta semitransparente que sirven para resaltar fragmentos de texto. Esa semitransparencia permite que aunque se subraye sobre el papel, el texto resaltado siga siendo legible. Normalmente se hacen con colores brillantes y llamativos, siendo el color amarillo fluorescente (a base de piranina) el más común.

No Permanentes

También se les conoce como rotuladores de pizarra y tienen como característica que se secan rápidamente sin adherirse a la superficie con fuerza. Esto permite que puedan ser borrados sin necesidad de agua o disolventes con la simple ayuda de un borrador de esponja o paño seco. Se recomienda su uso en pizarras blancas y en cristal para realizar exposiciones, pero casi cualquier superficie no porosa y lisa, servirá para su cometido.

Dentro de los no permanentes, existen unos de borrado al agua, que son más resistentes a la limpieza pero que con un simple paño húmedo desaparecen sin dejar rastro.

De Seguridad o Invisibles

Son rotuladores con tintas invisibles pero que son fluorescentes bajo luz ultravioleta. Se utilizan para marcar objetos de valor como protección en caso de robo o como parte de procesos electorales para evitar el doble voto. También sirven para “uso infantil”, dejando una escritura sólo visible mediante una linterna especial que permite descubrir el mensaje secreto.

Marcador de Billetes

Se usan para evitar el fraude en un pago detectando billetes falsos. La tinta de estos rotuladores contiene sustancias químicas que reaccionan con el almidón. No necesitan de rayos UV para funcionar, ya que la tinta dejará rastro si reacciona con el almidón presente en los distintos tipos de papel normal y no con el algodón o el polímero de los billetes.

Para Lettering

Son rotuladores cuya punta de fieltro es sustituida por un pincel. Su uso es especialmente apreciado en el mundo de la caligrafía por los efectos de su trazo.

Rotuladores para lettering

Alimentarios

Son aquellos cuya tinta no es tóxica y puede ser ingerida con seguridad. Se usan para decoración de platos o para marcar los alimentos de alguna forma.

Calibrados

Son también conocidos como estilógrafos o rapidógrafos. Existe cierta controversia sobre clasificarlos como plumas estilográficas o verdaderos rotuladores, pero en cualquier caso funcionan mediante una punta fina de un material poroso como la cerámica.

Dicha punta es cilíndrica y reciben el nombre de calibrados por usar el diámetro de la misma para identificar su grosor. Son indudablemente útiles para el dibujo técnico, el entintado y el puntillismo. Los modelos de la marca Rotring son los más conocidos mundialmente.

Metalizados

Son aquellos marcadores cuya tinta tiene un aspecto metalizado muy vistoso. Pueden crear un efecto cromado, dorado, plateado o cobrizo. Se suelen usar en manualidades o en el mundo del miniaturismo.


Partes de un Rotulador

El depósito de marcador, que contiene la tinta, está formado por poliéster. El "fieltro" utilizado para la punta suele estar hecho de fibras sintéticas muy comprimidas o de cerámica porosa.

El toluol y el xilol se utilizan como disolventes para el tinte y para la tinta indeleble de los marcadores permanentes. Debido a su toxicidad, a menudo han sido sustituidos por sustancias menos nocivas -como alcoholes- en algunos tipos de rotuladores.

El contenido de agua de la tinta puede ser de hasta un 10%. El capuchón evita que la tinta pierda agua mediante evaporación.